Volumen 15 - Nº 88
Agosto-Setiembre 2005

Wolfgang Meckbach y el inicio de las colisiones atómicas en Bariloche

 

El inicio de la investigación en física de colisiones atómicas en la Argentina fue consecuencia de varios factores que confluyeron oportunamente en Bariloche. Muchos de ellos comenzaron a gestarse aún antes de la creación del Instituto de Física que hoy lleva el nombre de José Antonio Balseiro. Como en toda gran empresa, a lo largo de los años han existido muchos nombres vinculados a esta línea de investigación en Bariloche. Sin embargo, la figura insoslayable que realizó los mayores aportes en dedicación, esfuerzos, formación y consecución de recursos, fue sin dudas Wolfgang Meckbach.


Wolfgang Meckbach en una excursión en las montañas de Bariloche, 1958.

Wolfgang (Guillermo Ricardo Francisco Joaquín) Meckbach nació en Alemania, en la ciudad de Francfort del Meno, provincia de Hessen, el 22 de mayo de 1919. Creció en una familia de clase media, con un padre político, en una sociedad que sufría la transición entre la primera guerra mundial y el crecimiento de una ideología nacionalista que facilitaría el ascenso al poder del nazismo en 1933 y que conduciría en 1939 al inicio de la segunda guerra mundial. Desde su temprana adolescencia, Meckbach había sentido pasión por los barcos. Llegado el momento de elegir su destino para la realización del servicio militar, se alistó en la Armada Naval alemana, en donde recibió el título de ingeniero naval en 1942. En 1939, fue uno de los jóvenes alemanes que participaron del inicio de la segunda guerra mundial con los primeros bombardeos a Polonia. Tres años después, ya como ingeniero, formó parte del cuerpo de submarinos con base en La Spezia, Italia. La suerte quiso que en la primera incursión del submarino en las aguas del Mar Mediterráneo, este fuera alcanzado por una bomba de profundidad de un destructor inglés. Así, la guerra para el ingeniero Meckbach y sus compañeros del submarino terminó en 1942.

Los años que siguieron no fueron fáciles. Fue prisionero de los aliados en donde hoy se sitúa el Estado de Israel y la región de Palestina. Luego de algún intento fallido de escape fue trasladado por barco, por el sur de África, hasta el territorio de los Estados Unidos de América. En el campo de prisioneros de guerra de Phoenix, Arizona, comenzó sus estudios por correspondencia en la Universidad de Chicago. Durante casi dos años, hasta el fin de la guerra, Meckbach aprendió matemáticas, física, música y castellano. En mayo de 1946, Meckbach arribó a su ciudad natal, se casó con Gabriela Mack, su primera y única novia, y comenzó sus estudios en la Universidad Goethe de Frankfort. En esta universidad recibió su diploma y se doctoró en 1951 como especialista en microondas.

Dados sus conocimientos de castellano adquiridos durante su estadía en el campo de prisioneros y que la madre de su esposa había nacido en Rosario, Argentina, era natural pensar que el futuro de Meckbach se encontraba bien al sur del continente americano. Meckbach se vio favorecido por la política vigente en la Argentina, de amplia recepción de científicos y técnicos alemanes. Así, encontró su primer trabajo como asistente de gabinete de física en el Instituto Tecnológico del Sur, en Bahía Blanca, a los pocos meses de haber obtenido su título de doctor. Casi dos años después fue contratado como profesor en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas de la Universidad de La Plata.

Indice Inicio Siguiente
Pág. 56/59